Una suelta de globos rojos y blanco representa el respaldo a los enfermos de esclerosis múltiple de Gran Canaria

La Isla cuenta con 3.000 casos y sitúa a la provincia de Las Palmas en el segundo puesto nacional en número de afectados.
Antonio Morales y Elena Máñez expresaron todo su apoyo a los pacientes.

La fachada del Cabildo de Gran Canaria fue el escenario esta noche de la suelta de globos rojos y blancos como muestra de apoyo a las peticiones del colectivo de enfermos de esclerosis múltiple.

El rojo simboliza para estos pacientes la esperanza de encontrar en un futuro una cura para su dolencia, de la que no existe remedio en la actualidad, por lo que miembros de la asociación y simpatizantes de su causa promovieron este encuentro ante la fachada del cabildo.

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, destacó la necesidad de ayudar a los colectivos como el de enfermos de esclerosis múltiple a conseguir sus peticiones y les expresó todo su apoyo, como también lo hizo la consejera de Política Social y Accesibilidad, Elena Máñez.

Además, la presidenta de la Asociación Provincial de Esclerosis Múltiple (Apem), Lili Quintana, leyó un manifiesto en el que solicitó a los organismos públicos ayuda para apoyar la necesaria rehabilitación que deben seguir los pacientes, sin la que no podrían tener una mínima calidad de vida.

Otras peticiones realizadas por la representante de Apem fueron más implicación en la investigación de la enfermedad, continuidad en la colaboración con la industria farmacéutica para aumentar la eficacia de los medicamentos y mayor compromiso con las familias de los afectados.

La Asociación Apem calcula que en Gran Canaria hay unos 3.000 enfermos de esta dolencia, con un mayor índice de afectados en municipios como Telde y Valsequillo, cifras que ubican a la provincia de Las Palmas como la segunda a nivel nacional en número de casos, sólo superada por Málaga.

El rango de edad más habitual entre los pacientes es de 20 a 40 años, aunque Quintana destacó que cada vez son más frecuentes los casos detectados entre menores de edad y niños, sin que hasta el momento pueda conocerse el motivo.

Comentarios cerrados.