El equipo de trabajo de la Unidad Técnica de Evaluación y Calidad (UTEC) presentó la semana pasada, junto con el equipo del Servicio de Informática del IAS y Gran Canaria Accesible del IAS, el proyecto piloto “Equipos de apoyo y 3D” al personal de diferentes centros del IAS o gestionados por instituciones externas.

Este proyecto pretende dar continuidad al proyecto de equipos de apoyo para la comunicación “Tengo algo que contar” por el que se dotó a los centros  propios del IAS (el Centro Sociosanitario El Sabinal y para la Residencia Taliarte Sur) de material tecnológico de comunicación aumentativa.

En esta ocasión el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria ha adquirido material para la confección de equipos de apoyo, por un lado, y para el desarrollo de actividades, programas y talleres, por otro. El proyecto está valorado en 17.654,16 euros, incluyendo los equipos, la formación y el soporte técnico.

El material adquirido, una impresora 3D, gafas VR, dispositivos de comunicación aumentativa y un piano Beamz, permite adaptarse tanto a las necesidades particulares de las personas usuarias de los servicios y centros para personas con discapacidad intelectual y trastorno mental grave como a las personas mayores.

Estas nuevas herramientas pueden incrementar de manera significativa la calidad del servicio prestado, lo que repercute directamente en la calidad de vida de las personas usuarias de los servicios y los centros, así como en la de sus familiares, según explica Ana Vegas, una de las técnicas de la UTEC.

Presentación del proyecto “Equipos de apoyo y 3D”

Los objetivos de este proyecto son: aumentar las prestaciones, maximizar los recursos que tienen los centros y ofrecerle a las personas usuarias estos materiales en igualdad de condiciones, independientemente del centro en el que estén ingresadas. Además se consolidará un banco de préstamos de equipos de apoyo que se pondrá en funcionamiento tras una primera fase de formación al personal del IAS y al personal de centros de gestión indirecta y externa, que incluye prácticas y manejo de los dispositivos y presentación de casos prácticos.

Los equipos de apoyo estarán a disposición de los centros gestionados directa o indirectamente por el IAS, a través de un sistema de préstamo. De esta forma y, a través de las encuestas de satisfacción que los responsables técnicos tendrán que rellenar después del uso de cada material, el departamento podrá comprobar si los materiales son efectivos y si cumplen su función.

Presentación del proyecto “Equipos de apoyo y 3D”

Ventajas y desventajas 

En general la presentación de estos nuevos recursos ha generado gran interés entre los diferentes perfiles profesionales. Sin embargo, se plantearon algunas dudas con respecto al acceso a los dispositivos o a la manera en la que se incorporaría en la organización del personal el uso de las nuevas herramientas.

Alba, terapeuta ocupacional en un centro de día especializado en demencia, cuenta que a día de hoy no realizan férulas ni trabajo en realidad virtual porque carecen de estos recursos pero cree que “sería favorable para los usuarios usar cualquiera de las 4 herramientas para ayudar en las actividades básicas de su vida diaria y para fomentar su autonomía”.

“Creo que el uso de estos recursos va a ser un factor fundamental para llamar la atención de los chicos y las chicas del Centro Ocupacional de Ingenio porque les motiva mucho el tema de las tecnologías y a la hora de trabajar con ellos va a ser fundamental”, explica Selenia Rodríguez.

Montserrat González, fisioterapeuta de Taliarte Norte, cuenta que le encantaría probar los dispositivos de realidad virtual con una persona que tenga fractura de cadera, lo más habitual en geriatría. “El verte en una situación que aunque no es real puedes imaginar, te estimula cognitivamente. En una rehabilitación, a nivel cognitivo y mental, la motivación del residente para verse sano es vital para la recuperación”, explica.

Tanto a Alba como a Montserrat les parece una buena iniciativa aunque entienden que habría que reorganizar el organigrama de profesionales, ya que cuentan con el factor tiempo para poder implementarlo en los usuarios de manera efectiva. “Es importante que haya dos o tres profesionales en el centro que puedan implementar estos recursos para que  los otros profesionales puedan continuar con las atenciones habituales al resto de usuarios”, señala Montserrat.

Todas las solicitudes se realizarán a través de la sede electrónica, desde el técnico del centro solicitante al técnico de referencia del IAS responsable del equipamiento que se solicita, y se informará a todos los centros sobre el procedimiento concreto cuando este se haya implantado definitivamente.

Puedes acceder a la presentación picando AQUÍ.