El Instituto de Atención Social y Sociosanitaria lanza un nuevo boletín informativo

El Boletín Informativo, que se publicará cada dos meses tanto en versión impresa como en digital, se presenta como una apuesta para compartir con la ciudadanía el trabajo realizado por la consejería de Política Social y Accesbilidad y por el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IAS) del Cabildo de Gran Canaria.

La publicación consta de doce páginas y contiene información sobre los distintos proyectos realizados por el IAS y por la consejería en el ámbito social. Además, incluye artículos sobre accesibilidad, innovación y tecnología; entrevistas; información de interés, noticias de actualidad como los proyectos de obras que se realizarán durante este año en el Centro Sociosanitario El Pino como el embellecimiento de los Jardines de Taliarte o la reconstrucción del muro del Centro Sociosanitario El Sabinal. El boletín tiene también dos páginas enfocadas a la Lectura Fácil, una adaptación de los textos que permite una lectura y una comprensión más sencilla del contenido.

Los 300 ejemplares impresos de este boletín se podrán encontrar tanto en las dependencias del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria como en los diferentes centros que gestiona. 

La consejera de Política Social y Accesibilidad, Elena Máñez, explica que el objetivo principal del lanzamiento de este nuevo canal de comunicación es “poner a disposición de las personas una herramienta que sea de utilidad y que ayude a acercarles nuestra labor”.

Picando en la siguiente imagen pueden acceder al boletín en formato digital.

Portada de la primera edición del Boletín informativo del IAS

Ceferino Marrero, “Siempre he sido una persona bastante inquieta y algunas personas me criticaban de paternalismo. Si paternalismo es defender a los usuarios y de paso a los trabajadores también, pues ese es mi lema de toda la vida”

Durante toda su trayectoria laboral, Ceferino Marrero se ha dedicado con pasión y con confianza a su trabajo, ayudando en lo posible a los demás. Esto ha hecho que se relacionara con cariño y optimismo con sus compañeros de profesión, así como con todas las personas con las que se ha cruzado en el camino en estos 42 años que ha pasado en el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria.

Hace 42 años que Ceferino Marrero Suárez empezó a trabajar en el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria. Siempre fue un luchador innato que defendió los derechos y los deberes de los trabajadores. Así lo reflejan sus compañeros en una carta que le escribieron como homenaje a su larga trayectoria laboral. “Llegó en 1974 con enormes ganas de trabajar. Ceferino llegaba con su maleta y siempre sacaba de allí algo sorprendente para conseguir mejoras sociales y laborales para todos”. Ahora que se ha jubilado asegura estar muy orgulloso de su paso por el Instituto AS.

Compartimos un café en una terraza mientras cuenta con énfasis cómo llegó a parar en el Instituto AS. “Fui miembro del Consejo de Administración del Órgano de Gestión de los Servicios Benéficos Sanitarios Insulares, ahora Instituto de Atención Social y Sociosanitaria. Poco después decidí presentarme como independiente para defender los intereses de los trabajadores”. Trabajó en el Hospital Insular, en San Martín, San Roque de Guía, en el Dermatológico, en el Psiquiátrico y en el Petete, un centro de toxicomanía poco conocido. En el Hospital Psiquiátrico desempeñó funciones como Técnico Superior de Integración Social. “Los psiquiátricos en ese momento estaban llenos de personas que tenían diferentes patologías (alcohólicos, toxicómanos…). Con la reforma psiquiátrica se consiguió que los centros no fueran un cajón desastre. Fue una lucha muy compleja y bastante dura”. Una lucha en la que participó y con la que fue crítico porque, explica, “entendía que para trasladar a ese tipo de usuarios había que crear alternativas”

Desde los años 80, Ceferino lideró numerosos encierros, huelgas y manifestaciones hasta conseguir una equiparación salarial con el personal de la Seguridad Social. Ha participado activamente en algunos de los hitos más importantes en la historia del Instituto AS como la firma del convenio que equiparaba las condiciones de los trabajadores del Instituto AS a las del personal del Cabildo. Las negociaciones empezaron en el año 2000, época en la que las jornadas de los miembros del comité a veces se alargaban hasta el amanecer. Y, aunque a veces decaían las fuerzas, Ceferino siempre tenía una palabra de motivación para continuar en la lucha. Poco a poco se fueron estableciendo funciones según las categorías. Sus compañeros auxiliares dejaron de hacer tareas que no eran propias de su categoría como fregar la loza de los pacientes, trasladar la ropa sucia a la lavandería o montar los comedores; todo un logro para mejorar la calidad de vida del personal y de los usuarios.

“Siempre he sido una persona bastante inquieta y algunas personas me criticaban de paternalismo. Si paternalismo es defender a los usuarios y de paso a los trabajadores también, pues ese es mi lema de toda la vida”, dice. Ya está terminando la entrevista y le preguno por los retos conseguidos y los retos de futuro. Ceferino me explica que quedó y queda mucho por hacer dentro del Instituto, “pero es verdad que se ha dado un paso importante. Se ha conseguido aumentar el presupuesto; se han abierto numerosos centros de todo tipo; se han conseguido subvenciones del Gobierno de Canarias o la participación de los Ayuntamientos… Ahora lo fundamental es continuar con la labor que se está haciendo”. Me cuenta que hay algo que a él personalmente le quedó por hacer antes de jubilarse, “un reto que me quedó es buscar una forma de conseguir una estabilidad para la plantilla de trabajadores de la manera en que está recogido en el convenio colectivo. Es complejo pero se puede conseguir”.

Entre llamadas de teléfono me dice, entre risas, que aún no se he desconectado totalmente y que buscará algo en lo que se sienta realizado “porque uno quieto no se puede quedar”.

Continúan las obras de embellecimiento de los jardines de la Residencia de Taliarte

A mediados de noviembre del año pasado comenzaron las obras de remodelación en los jardines de la residencia de Taliarte que ocupan una superficie de unos 1.500 metros, aproximadamente. En estos momentos están pavimentando toda la zona de paso que será 100% accesible ya que está pensada para aquellas personas que se mueven en silla de ruedas o que utilizan algún otro tipo de ayuda técnica para caminar. Este espacio se plantea como una zona de disfrute para las personas usuarias del centro y para sus familias, por lo que contará con una zona de juegos infantil destinada al entretenimiento de los más pequeños. Se prevé que el proyecto, financiado por el IAS con 340.000 euros,  finalice durante el mes de febrero.

Otros proyectos previstos en 2018

Por otra parte, están en marcha dos proyectos más que se realizarán durante 2018. La remodelación del muro perimetral, la fachada y la cubierta de la residencia de Taliarte y la reconstrucción del muro que delimita el Centro Sociosanitario El Sabinal con el Barranco de Tafira. La financiación total de las obras realizadas en estos dos centros asciende a 2 millones de euros aproximadamente.

Trámites para solicitar el reconocimiento de la situación de dependencia

La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las Personas en Situación de Dependencia reconoce el nuevo derecho a la promoción de la autonomía personal y la atención a las personas con dependencias.

El órgano que tramita y resuelve la solicitud de reconocimiento de la situación de la dependencia y del derecho a las prestaciones del Sistema para la Autonomía y Atención a la dependencia es la Viceconsejería de Políticas Sociales y Vivienda del Gobierno de Canarias.

PROCEDIMIENTO PARA REALIZAR LA SOLICITUD

Para solicitar el reconocimiento de la situación de dependencia debe pedir una cita previa en la Dirección General de Dependencia y Discapacidad situado en la C/Tomás Morales 122, planta baja (Las Palmas de Gran Canaria) o en el teléfono 928 21.90.30

Documentación que debe aportar:

  1. Solicitud de reconocimiento de la situación de dependencia y del derecho a las prestaciones del sistema
  2. Fotocopia del DNI en vigor de la persona solicitante o persona declarada cuidadora no profesional
  3. Certificado de empadronamiento original o fotocopia compulsada que acredite el cumplimiento de su residencia legal en territorio español
  4. Informe de salud original del solicitante, firmado y sellado por el profesional médico de familia (puede solicitarlo en su centro de salud)

Si dispone de certificado digital, puede realizar la solicitud de manera telemática en la página web del Gobierno de Canarias.

¿Qué grados de dependencia están reconocidos por la Ley? 

Grado I o Dependencia Moderada. La persona necesita ayuda para realizar actividades básicas de la vida diaria, al menos una vez al día o tiene necesidades de apoyo intermitente o limitaciones para su autonomía personal.

Grado II o Dependencia Severa. La persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria dos o tres veces al día, pero no requiere la presencia permanente de un cuidador o tiene necesidades de apoyo extenso para su autonomía personal.

Grado III o Gran Dependencia. La persona necesita ayuda para realizar varias actividades básicas de la vida diaria varias veces al día. Por su pérdida total de autonomía mental o física, necesita la presencia indispensable y continua de otra persona o tiene necesidades de apoyo generalizado para su autonomía personal.

Más información sobre Dependencia
En la página web del Gobierno de Canarias
En el teléfono 012.
En la Dirección General de Políticas Sociales. Calle de Carlos J.R. Hamilton, 14.

 

Comienzan las obras de conservación y mantenimiento del Centro Sociosanitario El Pino

El proyecto de conservación y mantenimiento del CSS El Pino supone la reparación definitiva de la fachada de uno de los mayores centros sociosanitarios de Gran Canaria que se encontraba en un estado avanzado de deterioro desde 2013. A principios de 2017 se rompieron las mallas colocadas en la fachada para evitar que cayeran piedras a la vía de paso. En ese momento  el Cabildo de Gran Canaria inició un plan de actuación de urgencia para sustituirlas a la espera de que el Gobierno de Canarias, a quien corresponde el mantenimiento exterior de las instalaciones, se hiciera cargo de las obras.

Seguridad de las instalaciones

El Centro Sociosanitario El Pino dispone de recursos de residencia y centros de día para personas que sufren alguna demencia, a personas que tienen algún trastorno de salud mental y a personas mayores que tienen diferentes grados de dependencia. Es un centro al que acuden cada día cientos de personas por lo que el principal objetivo al asumir este proyecto es garantizar la seguridad de las instalaciones.

La obra, financiada por el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria del Cabildo de Gran Canaria con casi 900 mil euros, comenzará este mes y se prevé que terminen a finales de año.

Un edificio de más de 50 años de historia

El Centro Sociosanitario El Pino comenzó siendo la Residencia Sanitaria Nuestra Señora del Pino. Cuando abrió sus puertas en 1964 solo existían el Hospital San Martín y algunas clínicas privadas, consolidándose como el primer centro hospitalario público de Canarias.

Hoy es un centro referente en innovación y en la implantación del modelo de atención centrada en la persona que está impulsando la Consejería de Política Social en toda la red de centros insulares. Actualmente cuenta con 448 plazas entre residenciales, 218 de mayores, 72 de salud mental y de estancia diurna, 118 de mayores y 40 de salud mental.

 

INFORMACIÓN DE INTERÉS
Centro Sociosanitario El Pino
Calle Tomás Morales, 122, Las Palmas de Gran Canaria
Teléfono 928 292 545

 

Carmen Acosta, “Algunos de nuestros retos son implantar completamente el modelo de Atención Centrado en la Persona y conseguir la no sujeción física y química”

Carmen Dolores Acosta Morales es geriatra. Trabaja como médico  adjunto en el Centro Sociosanitario El Sabinal, uno de los centros pertenecientes al Instituto AS del Cabildo de Gran Canaria, y es presidenta de la Sociedad Canaria de Geriatría y Gerontología. En el CSS Sabinal trabaja junto a un equipo multidisciplinar que analiza la situación de cada persona que ingresa en el centro con el objetivo de fomentar su autonomía y mejorar su calidad de vida.

¿En qué consiste el trabajo del médico previo al ingreso de una persona en el centro?

Un equipo de profesionales formado por un médico, un trabajador social, una psicóloga, una auxiliar clínica y una enfermera nos reunimos con su familia. El objetivo es conocer cómo era esa persona anteriormente, sus patologías y qué problemas geriátricos presenta. La entrevista previa facilita el conocimiento de la persona y de su familia y nos ayuda a programar la mejor ubicación en el centro para poder cubrir sus necesidades.

¿Qué tipo de usuarios acceden al centro?

El Sabinal es un centro considerado de alto requerimiento en el que ingresan personas que tienen problemas físicos, funcionales y sociales. Es decir, son usuarios pluripatológicos. Entre las patologías más frecuentes se encuentran demencias, hipertensión, patologías cardíacas, insuficiencia renal crónica,  secuelas de accidentes cerebrovasculares o diabetes tipo 2. Nosotros recogemos los síndromes geriátricos como la polifarmacia, la incontinencia, el insomnio, el estreñimiento, las caídas o las infecciones de orina, entre otros.

¿Cómo se desarrolla el estudio de las patologías de los usuarios?

Se hace una valoración geriátrica que consta de cuatro partes. La valoración médica,  funcional, cognitiva o afectiva y social. En la primera se valoran las enfermedades y patologías que presenta. La valoración funcional consiste en descubrir cuáles son las capacidades de la persona, las que la hacen dependiente o independiente.  Se recogen las actividades básicas de la vida diaria: si es continente, si deambula, si come solo/a… y las instrumentales: si es capaz de manejar su dinero, si utiliza el medio de transporte o si realiza la compra. En la valoración cognitiva/afectiva se detecta si hay depresión o un deterioro cognitivo, de qué tipo es y en qué estadio se encuentra. La valoración social es algo fundamental. Es importante mantener la conexión con la familia de forma que cubran las necesidades afectivas que tiene la persona que va a ingresar en el centro.

Con esta valoración se marcan unos objetivos: mejorar su salud física, prevenir la evolución de la enfermedad e intentar lograr la mayor independencia y calidad de vida posible de la persona.

El centro cuenta con el modelo de Atención Centrada en la Persona. ¿En qué consiste este modelo?

Actualmente se  está impartiendo este modelo en una unidad del Centro Sociosanitario El Sabinal. Nuestro planteamiento es que cada persona es única, con una historia, unas necesidades y unas patologías diferentes. Desde el equipo multidisciplinar nos planteamos una serie de objetivos a partir de las capacidades de cada persona fomentando su autonomía y su desarrollo personal.

¿Cuáles son los retos de futuro para conseguir una mejora en la calidad de la atención a los usuarios?

Algunos de nuestros retos son implantar completamente el modelo de Atención Centrado en la Persona y conseguir la no sujeción física y química. Y, aunque hay muchas familias involucradas en las actividades que realizan los usuarios, otro objetivo es que todas se impliquen.