Categoría : Sin categoría

El Cabildo tiñe su fachada de morado en apoyo a las personas con Enfermedad Inflamatoria Intestinal

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal afecta a personas de todas las edades y a hombres y mujeres por igual, y pesar de que no tiene cura y puede tener efectos adversos muy importantes, es desconocida para gran parte de la sociedad debido a que no deja muchas señales físicas, motivo por el que la fachada del Cabildo de Gran Canaria se ha teñido este viernes de morado.

La iniciativa, en el marco del Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal que se celebra el 19 de mayo, está promovida por la Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de Canarias y se suma a la campaña mundial con la iluminación de color morado de edificios emblemáticos de todo el mundo, y ha contado con la asistencia de la consejera de Política Social y Accesibilidad del Cabildo, Elena Máñez, para mostrar el apoyo de la corporación.

La enfermedad inflamatoria intestinal engloba dos patologías, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, ambas autoinmunes, inflamatorias y crónicas, que evolucionan en brotes y períodos de remisión y alteran la capacidad del organismo para digerir alimentos y absorber los nutrientes, y los casos aumentan un 2,5 por ciento cada año en España.

Los síntomas más comunes a ambas dolencias son la diarrea, que puede ir acompañada de sangre, la mucosidad o la pus, fiebre, anemia, sensación de evacuación incompleta, y sensación de cansancio permanente. En el caso de la enfermedad del Crohn se suman el dolor abdominal y las lesiones anales en modo de fístulas, úlceras o estenosis.

Proyecto subvencionado por el Cabildo

Una de las iniciativas en apoyo a las personas que sufren la enfermedad promovidas por la Asociación y financiada por el Cabildo es el proyecto ‘No aguanto más’ que procura a los pacientes un acceso rápido y gratuito a los lavabos en los lugares donde lo necesiten.

Incluye una aplicación móvil que identifica los restaurantes y áreas comerciales de mayor afluencia y con infraestructuras accesibles que previamente han sido localizados por la Asociación y que han querido sumarse al proyecto.

“En muchas ocasiones los síntomas restan calidad de vida por lo que iniciativas como esta aplicación que les facilitan el día a día hacen más llevadera la enfermedad”, aseguró Máñez.

El vicepresidente de la Confederación ACCU Canarias, Juan Francisco Rodríguez, leyó un manifiesto con el objetivo de visibilizar a este grupo de patologías para generar un mayor conocimiento sobre ellas, su prevención, diagnóstico y tratamiento, y para que se puedan resolver las necesidades de los pacientes.

El Cabildo pone en funcionamiento el nuevo ascensor de la residencia de mayores de La Aldea

El Cabildo de Gran Canaria ha puesto en funcionamiento el nuevo ascensor de la residencia de mayores de La Aldea para atender las necesidades de movilidad de las 43 personas usuarias de la residencia, con un presupuesto de 60.000 euros, informó la consejera de Política Social y Accesibilidad, Elena Máñez.

“Esta instalación mejora la accesibilidad del centro y garantiza un mayor nivel de autonomía de las personas usuarias, que cada vez presentan más dificultades de movilidad para desplazarse en su interior”, subrayó Elena Máñez en la puesta en funcionamiento del ascensor junto al alcalde, Tomás Pérez, la concejala de Bienestar Social, Carmen Rodríguez, y el gerente del centro, Raúl Llarena.

Coincidiendo con la puesta en funcionamiento del ascensor, el centro ha recibido este martes una dotación de 15 nuevas camas eléctricas, a las que se sumarán en los próximos días 15 mesas de noche con mesa abatible y 3 sillas de baño, una inversión de 21.000 euros que se enmarca en el concurso público para el suministro de equipamiento sociosanitario para centros dependientes del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria con un importe de 1,2 millones de euros.

El Cabildo desarrolla en este centro el proyecto ‘Dinamización de personas con discapacidad intelectual’ para prestar atención integral a las personas mayores en régimen abierto, con actividades dirigidas a la atención individualizada y grupal, así como terapia ocupacional y de rehabilitación, para lo que destina una partida de 49.000 euros anuales, lo que en los últimos 4 años supone un total de 196.000 euros.

Las plazas de la Dependencia que gestiona el Cabildo en La Aldea a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria son 72, de las cuales 43 son de mayores, 20 de discapacidad, y 9 de salud mental.

Ruta por la Accesibilidad

Por otro lado, el municipio acogió a principios de este año la Ruta por la Accesibilidad de Gran Canaria, una de las acciones básicas que realiza la Unidad de Gran Canaria Accesible y que tiene como objetivo formar, visualizar y realizar actividades relacionadas con la accesibilidad en los municipios de la Isla.

Durante una semana se desarrollaron talleres y formación para distintos colectivos como menores de 3 a 12 años, menores 12 a 18 años, personal de la administración local, profesorado y centro de salud, y para la población en general.

Incluyó acciones de visualización de los colectivos de la discapacidad con  actividades como el Pleno simbólico, trabajo de apoyo y visualización de los diferentes recursos accesibles para personas con discapacidad y mayores que realiza el Ayuntamiento, y trabajo del centro ocupacional y de  integración en el ocio cotidiano de recursos de accesibilidad universal.

El Cabildo atendió 190 solicitudes de plazas sociosanitarias por la vía de urgencia en 2017, todas las requeridas

El Cabildo de Gran Canaria, a través del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IAS), tramitó en 2017 un total de 190 solicitudes de plazas sociosanitarias por la vía de urgencia, y en los dos primeros meses de 2018 ya ha tramitado un total de 24 solicitudes, el total de las urgencias solicitadas en ambos períodos, la mayoría de ellas, el 64 por ciento, procedentes del Servicio Canario de Salud.
Del total de solicitudes de urgencia atendidas por el Cabildo en 2017, 33 procedían del Hospital Doctor Negrín, 27 del Insular y 12 de San Roque Maspalomas, lo que supone casi el 38 por ciento de las solicitudes atendidas, y el resto del Gobierno de Canarias, los centros de salud, los servicios sociales municipales o del propio IAS.

Un total de 94 obtuvieron una plaza pues respondían a los criterios de dependencia y urgencia, el 46 por ciento de las cuales, es decir, 1 de cada 2, en respuesta a una solicitud efectuada por el Servicio Canario de Salud.

“Atendemos todas las solicitudes de plazas por la vía de urgencia que nos llegan y todas las que son de urgencia obtienen una plaza”, resaltó la consejera de Política Social y Accesibilidad del Cabildo, Elena Máñez, que junto a la gerente del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria, Blanca Méndez, y la responsable del servicio de admisión del IAS, Pilar Pérez, detallaron el procedimiento a seguir ante la situación de algunos mayores que se encuentran en las urgencias hospitalarias.

La atención a estas solicitudes, aclaró Máñez, forma parte del día a día del servicio de admisión y no solo “cuando salen casos en la prensa”. Para poder detectar los casos es necesario que el Cabildo reciba la solicitud por parte de alguna de las vías mencionadas como son el Gobierno de Canarias, los hospitales, centros de salud, o servicios sociales municipales.

“Pero se nos tiene que comunicar previamente, si no nos lo comunican no los podemos valorar”, aclaró Máñez en relación a las 7 personas mayores que permanecen en el Insular y que, salvo dos de los casos, no han sido comunicados al Cabildo por parte del centro hospitalario.

“No se puede hacer responsable al Cabildo, cuando no nos lo han comunicado, en un intento de desviar la atención de los graves problemas que hay en las urgencias de los hospitales”, prosiguió Máñez.

Una vez detectado el caso, el Cabildo realiza una valoración inmediata y si cumple con los criterios de persona dependiente que no puede valerse por sí misma y que esa falta de capacidad pone en peligro su vida, obtiene una plaza en un plazo de pocos días.

“Tiene que responder a esos requisitos porque la urgencia no puede ser la puerta de entrada trasera al sistema. Pensemos que hay personas con el derecho reconocido que por tanto tienen prioridad para obtener una plaza”, agregó Máñez.

En este sentido también cabe destacar que la gran mayoría de las solicitudes de urgencia, el 70 por ciento, no había iniciado ningún tipo de trámite para obtener el reconocimiento a la dependencia, que es lo que en primera instancia da derecho a obtener una plaza en un recurso sociosanitario.

Una vez asignada la plaza, en la mayoría de los casos el traslado al centro sociosanitario no se puede efectuar hasta que el Cabildo cuente con la autorización judicial preceptiva, un trámite al que obliga una sentencia del año 2016, salvo en el caso de que la persona esté abandonada en su domicilio, que se traslada de manera inmediata.

“La autorización judicial para el ingreso no voluntario pretende garantizar que no se produzcan abusos pues se trata de personas con enfermedad mental, discapacidad intelectual, deterioro cognitivo o demencias graves”, concluyó.

El Instituto de Atención Social y Sociosanitaria lanza un nuevo boletín informativo

El Boletín Informativo, que se publicará cada dos meses tanto en versión impresa como en digital, se presenta como una apuesta para compartir con la ciudadanía el trabajo realizado por la consejería de Política Social y Accesbilidad y por el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria (IAS) del Cabildo de Gran Canaria.

La publicación consta de doce páginas y contiene información sobre los distintos proyectos realizados por el IAS y por la consejería en el ámbito social. Además, incluye artículos sobre accesibilidad, innovación y tecnología; entrevistas; información de interés, noticias de actualidad como los proyectos de obras que se realizarán durante este año en el Centro Sociosanitario El Pino como el embellecimiento de los Jardines de Taliarte o la reconstrucción del muro del Centro Sociosanitario El Sabinal. El boletín tiene también dos páginas enfocadas a la Lectura Fácil, una adaptación de los textos que permite una lectura y una comprensión más sencilla del contenido.

Los 300 ejemplares impresos de este boletín se podrán encontrar tanto en las dependencias del Instituto de Atención Social y Sociosanitaria como en los diferentes centros que gestiona. 

La consejera de Política Social y Accesibilidad, Elena Máñez, explica que el objetivo principal del lanzamiento de este nuevo canal de comunicación es “poner a disposición de las personas una herramienta que sea de utilidad y que ayude a acercarles nuestra labor”.

Picando en la siguiente imagen pueden acceder al boletín en formato digital.

Portada de la primera edición del Boletín informativo del IAS

Ceferino Marrero, “Siempre he sido una persona bastante inquieta y algunas personas me criticaban de paternalismo. Si paternalismo es defender a los usuarios y de paso a los trabajadores también, pues ese es mi lema de toda la vida”

Durante toda su trayectoria laboral, Ceferino Marrero se ha dedicado con pasión y con confianza a su trabajo, ayudando en lo posible a los demás. Esto ha hecho que se relacionara con cariño y optimismo con sus compañeros de profesión, así como con todas las personas con las que se ha cruzado en el camino en estos 42 años que ha pasado en el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria.

Hace 42 años que Ceferino Marrero Suárez empezó a trabajar en el Instituto de Atención Social y Sociosanitaria. Siempre fue un luchador innato que defendió los derechos y los deberes de los trabajadores. Así lo reflejan sus compañeros en una carta que le escribieron como homenaje a su larga trayectoria laboral. “Llegó en 1974 con enormes ganas de trabajar. Ceferino llegaba con su maleta y siempre sacaba de allí algo sorprendente para conseguir mejoras sociales y laborales para todos”. Ahora que se ha jubilado asegura estar muy orgulloso de su paso por el Instituto AS.

Compartimos un café en una terraza mientras cuenta con énfasis cómo llegó a parar en el Instituto AS. “Fui miembro del Consejo de Administración del Órgano de Gestión de los Servicios Benéficos Sanitarios Insulares, ahora Instituto de Atención Social y Sociosanitaria. Poco después decidí presentarme como independiente para defender los intereses de los trabajadores”. Trabajó en el Hospital Insular, en San Martín, San Roque de Guía, en el Dermatológico, en el Psiquiátrico y en el Petete, un centro de toxicomanía poco conocido. En el Hospital Psiquiátrico desempeñó funciones como Técnico Superior de Integración Social. “Los psiquiátricos en ese momento estaban llenos de personas que tenían diferentes patologías (alcohólicos, toxicómanos…). Con la reforma psiquiátrica se consiguió que los centros no fueran un cajón desastre. Fue una lucha muy compleja y bastante dura”. Una lucha en la que participó y con la que fue crítico porque, explica, “entendía que para trasladar a ese tipo de usuarios había que crear alternativas”

Desde los años 80, Ceferino lideró numerosos encierros, huelgas y manifestaciones hasta conseguir una equiparación salarial con el personal de la Seguridad Social. Ha participado activamente en algunos de los hitos más importantes en la historia del Instituto AS como la firma del convenio que equiparaba las condiciones de los trabajadores del Instituto AS a las del personal del Cabildo. Las negociaciones empezaron en el año 2000, época en la que las jornadas de los miembros del comité a veces se alargaban hasta el amanecer. Y, aunque a veces decaían las fuerzas, Ceferino siempre tenía una palabra de motivación para continuar en la lucha. Poco a poco se fueron estableciendo funciones según las categorías. Sus compañeros auxiliares dejaron de hacer tareas que no eran propias de su categoría como fregar la loza de los pacientes, trasladar la ropa sucia a la lavandería o montar los comedores; todo un logro para mejorar la calidad de vida del personal y de los usuarios.

“Siempre he sido una persona bastante inquieta y algunas personas me criticaban de paternalismo. Si paternalismo es defender a los usuarios y de paso a los trabajadores también, pues ese es mi lema de toda la vida”, dice. Ya está terminando la entrevista y le preguno por los retos conseguidos y los retos de futuro. Ceferino me explica que quedó y queda mucho por hacer dentro del Instituto, “pero es verdad que se ha dado un paso importante. Se ha conseguido aumentar el presupuesto; se han abierto numerosos centros de todo tipo; se han conseguido subvenciones del Gobierno de Canarias o la participación de los Ayuntamientos… Ahora lo fundamental es continuar con la labor que se está haciendo”. Me cuenta que hay algo que a él personalmente le quedó por hacer antes de jubilarse, “un reto que me quedó es buscar una forma de conseguir una estabilidad para la plantilla de trabajadores de la manera en que está recogido en el convenio colectivo. Es complejo pero se puede conseguir”.

Entre llamadas de teléfono me dice, entre risas, que aún no se he desconectado totalmente y que buscará algo en lo que se sienta realizado “porque uno quieto no se puede quedar”.

El Cabildo impulsa una mayor inclusión de la población gitana de Ingenio con un estudio sobre su situación socioeconómica

El Cabildo de Gran Canaria en colaboración con el Ayuntamiento de Ingenio ha puesto en marcha el proyecto ‘Análisis de la situación socioeconómica del pueblo gitano residente en el municipio de Ingenio’ para conocer la realidad de las 300 personas de etnia gitana que según las estimaciones residen en el municipio y avanzar más en su inclusión y su implicación en las políticas que les afectan.

El estudio, con un presupuesto de 18.000 euros, arranca la tarde de este miércoles con la primera reunión entre representantes de la comunidad gitana, el Cabildo, el Ayuntamiento y el equipo investigador.

Se trata de un proyecto participativo que dará voz, protagonismo y empoderamiento a la comunidad gitana y estará exento del paternalismo con el que se suele abordar el trabajo con esta comunidad desde las instituciones, resaltó la consejera de Política Social y Accesibilidad, Elena Máñez, en la presentación junto al alcalde, Juan Díaz, y el trabajador social y doctorando, y coordinador del grupo de investigación, José Carmona.

Según relató la consejera, la comunidad gitana, por suerte, es una gran desconocida en Canarias, a diferencia de otros lugares de España donde son habituales las referencias en los medios de comunicación a hechos o situaciones de conflicto y de marginalidad que dan una imagen negativa y estereotipada de la comunidad gitana en general.

“Aquí no se dan ese tipo de circunstancias lo que nos indica el alto grado de inclusión social pero esto no significa que no sea necesario un estudio que nos permita conocer mejor su realidad porque los datos que tenemos a nivel nacional no se pueden extrapolar a Canarias”, añadió.

Como ejemplo de esa inclusión, el primer edil destacó la convivencia natural de dos importantes comunidades en el municipio. “La comunidad musulmana, con menos tiempo asentada en el municipio, y la comunidad gitana con más de 60 años, conviven de forma natural”, agregó.

Ingenio cuenta con tres generaciones de personas gitanas nacidas en el municipio que han creado su propia identidad gitana fusionada. “Somos gitanos y ciudadanos y ciudadanas de Ingenio, por lo que ya no tenemos que hablar de integración sino de inclusión, siempre preservando nuestra etnicidad y una cultura tan rica como la gitana”, subrayó José Carmona, quien aportó el dato de que Canarias en una de las comunidades con mayor población gitana profesional y con estudios superiores.

El estudio analizará la realidad sociodemográfica, la estructura poblacional, la situación laboral y ocupacional, la situación educativa, la salud, la realidad social de la mujer y la relación de las familias gitanas con las instituciones y organizaciones locales como los Servicios Sociales, las Iglesias, las asociaciones o la Policía Local.

Los datos del estudio permitirán obtener una descripción del contexto en el que viven y detectar necesidades, y servirán de base para el diseño de las futuras líneas de intervención alejadas del asistencialismo.

Tras este análisis en el municipio de Ingenio, el Cabildo impulsará el estudio en el resto de municipios de Gran Canaria hasta alcanzar a las 500 personas de etnia gitana residentes en la Isla.

La población gitana comenzó a llegar a Canarias desde el sur de la Península en la década de los años 50 y actualmente se barajan cifras dispares sobre el número de residentes, aunque según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del año 2016 estaría entre las 1.500 y 3.000 personas, en su mayoría en Gran Canaria, Tenerife y Lanzarote.