Continúa el proceso de implantación del Modelo de Atención Centrado en la Persona (ACP) en la Residencia de Taliarte y el CSS El Sabinal

Dar una atención personalizada a las personas usuarias de los centros; fomentar la cercanía entre la persona que cuida y las personas que viven en los centros; priorizar las preferencias de la persona, así como su historia de vida… Estos son algunos de los objetivos que se persiguen con el cambio de modelo de atención actual por el Modelo de Atención Personalizada que se está implantando en algunas plantas de la Residencia de Taliarte y del Centro Sociosanitario El Sabinal.

Esta iniciativa partió de la Consejería de Política Social y Accesibilidad y del propio Instituto de Atención Social y Sociosanitaria desde la Unidad Técnica de Evaluación y Calidad (UTEC) la ha puesto en marcha en coordinación con la Fundación MATIA y con las direcciones de ambos centros como una forma de poner en valor los centros públicos.

En el último trimestre el equipo de la Fundación MATIA se reunió con el equipo directivo y el personal de los dos centros para valorar cómo ha ido el proceso de intervención guiado a través del que se ha implantado el Modelo de Atención Centrado en la Persona (Modelo ACP) en dichos centros durante algo más de un año.

La valoración de Miguel Leturia, responsable de Consultoría y Asesoría Técnica de la Fundación MATIA, es positiva. Principalmente porque se trata de una intervención “con un inicio de palnteamiento de transformación del modelo de atención, un cambio en profundidad muy complejo de llevar adelante”. Una transformación que, además, es muy difícil de implantar en general porque se trata de centros muy grandes con sistemas muy estructurados, razón por la que la UTEC decidió comenzar en una unidad en El Sabinal y en la planta 2 de Taliarte.

“Con este modelo la organización se adapta a la idiosincrasia de cada persona, dentro de lo que es posible, respetándola como una persona capaz detomar decisiones y de elegir lo que quiere”, explican desde la Fundación. Por eso, una parte fundamental del proceso es formar al personal –primero a un equipo promotor y luego al resto del personal-, hacer un diagnóstico sobre el punto en el que se encuentra el centro y planificar los objetivos. El proceso de cambio es complejo porque requiere conocer el modelo, tener, además, una actitud de cambio y debe poder continuarse en el tiempo.

Gracias al trabajo y al esfuerzo de la directiva y del resto del personal de los centros, se cierra la etapa con éxito ya que se ha conseguido cumplir con los objetivos previstos: sensibilizar la necesidad de cambio, ir modificando algunas prácticas profesionales; ir cambiando algunos temas del ámbito organizativo y considerar los entornos y los ambientes en el bienestar de las personas que viven en los centros.

Compartir
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Traducir »